Nunca he estado de acuerdo con la creencia de que el marketing manipula a la gente. El cliente te cree la primera vez. Si la marca no cumple su promesa de valor, el cliente no regresa. Creer que el marketing manipula es subestimar la inteligencia del mercado.