Sin vulnerabilidad, no hay creatividad. Sin tolerancia al fracaso, no hay innovación. Es así de simple.Brené Brown, La llamada de la valentía