¿Qué hay que hacer primero para lanzar un nuevo negocio?

Me ha tocado ver casos en los que los clientes van primero con una agencia web o con un arquitecto para comenzar a darle forma a su negocio.

Más adelante, cuando quieren hacer un sitio web, folletos o una campaña, les piden información y les cuesta trabajo darle forma a la idea de su negocio.

No tienen claro quiénes son y a quién están dirigidos. Pueden sentir que la agencia no les entiende y la agencia, a su vez, siente que el cliente no tiene claridad.

Cuando por fin se lleva un proceso de estrategia de marca, en el camino se dan cuenta de que hay cosas que pudieron haber salido mucho mejor, si hubieran dado los pasos en el orden correcto.

Entonces, ¿cuál es el orden correcto para lanzar un nuevo negocio?

1. Definir tu modelo de negocio

Parecería que este es el paso obvio para empezar, pero muchos emprendedores no tienen claridad sobre su modelo de negocio. Algo que puede ayudar a definirlo, es considerar:

¿Qué vas a vender? Por ejemplo: Burritos de carne y verduras.

¿A quién se lo vas a vender? A oficinistas y empleados que desean cuidar su alimentación.

¿Dónde lo vas a vender? En el Centro de la ciudad donde abundan tiendas y negocios. Hay muchas opciones de comida chatarra, pero poca comida saludable.

¿Cómo lo vas a vender? En un local con pedidos para llevar, empaques que permitan comer el burrito con las manos y algunas sillas semi-cómodas para que los que coman en el lugar.

¿A qué precio lo vas a vender? El precio promedio de un burrito en el centro es de $80 pesos.

¿Cómo vas a ganar dinero con esto? El costo del burrito es de $40, tomando en cuenta los gastos fijos. La ganancia es del 50%.

El punto de generar un modelo de negocio es tener claro cómo la empresa genera utilidad. La identidad, la arquitectura, el diseño de interiores y la creatividad en general, ayudan e impulsan, pero no pueden sustituir la capacidad del negocio de ofrecer valor a sus consumidores.

2. Hacer un estudio de mercado (si aplica)

A veces no tenemos claro si un negocio va a funcionar y la inversión es considerable. Hacer un estudio de mercado es especialmente útil cuando se genera una nueva categoría de producto o cuando se incursiona en un nuevo mercado.

3. Entender quién es tu mercado

Olvídate de sus características demográficas y su nivel socioeconómico. Necesitas saber más que números y ponerte en los zapatos del mercado para aterrizar:

¿Quiénes son? ¿A qué se dedican? ¿Cómo es su rutina habitual? ¿Cuáles son sus necesidades? ¿Qué les preocupa? ¿Cuáles son sus retos? ¿Por qué te comprarían? ¿Qué le puede ofrecer la marca para solucionar sus problemas?

Desarrollar los perfiles de compradores es fundamental, tanto para la venta, como para el desarrollo de la creatividad.

4. Definir quién eres como negocio

¿Qué caracteriza a tu negocio? ¿Qué lo hace único? ¿Qué hará que atraiga al mercado? ¿Cuál es su personalidad? ¿Cuál es la esencia de tu marca?

Muchos empresarios tienen una idea vaga de esto, por eso es importante trabajar con una agencia de branding para definir la Esencia o Personalidad de Marca.

Los valores y atributos que surgen en este proceso ayudan a tener una idea clara de cómo es la marca y a dar dirección a la creatividad.

5. Desarrollar un nombre comercial

Tener un nombre acorde a tu esencia de marca que además, le haga sentido a tus perfiles de compradores.

Un nombre que, de preferencia sea:

  • Breve
  • Fácil de pronunciar
  • Que evoque características que se puedan asociar a la marca
  • Que no pase desapercibido
  • Que tenga connotaciones positivas
  • Que vaya acorde a la categoría de producto o servicio
  • Que sea distinto a la competencia
  • Que tenga un sonido agradable
  • Que sea registrable en el IMPI

Como el nombre es para toda la vida del negocio, bien vale invertir en naming.

6. Crear una identidad gráfica

Una imagen única que identifique a la marca, a través de una paleta de colores, tipografías, elementos visuales, patrones gráficos y mensajes de la marca, que en conjunto forman un sistema de identidad.

Cuando una identidad está bien desarrollada, sienta las bases de toda la comunicación visual, simplificando los procesos de diseño.

7. Darle forma a tu punto de venta (si aplica)

Tomando en cuenta la esencia de marca y la identidad, se puede desarrollar un diseño de interiores (o incluso un proyecto arquitectónico) que vaya acorde al concepto.

La disposición de los espacios debe ir acorde, tanto a las necesidades de trabajo, como a las necesidades del comprador.

8. Desarrollar el tono de voz de marca

Esa forma única de expresarse, con un estilo definido, un vocabulario recurrente y frases que la caractericen, de manera que pueda tener una identidad verbal que le haga sentido a sus consumidores.

9. Crear un sitio web

Afortunadamente, el tono de voz de marca ayudará a dar dirección a la hora de redactar los contenidos.

La esencia de marca será sumamente útil a la hora de redactar una descripción oficial de la empresa.

La identidad gráfica le dará dirección al diseño web.

Los perfiles de compradores nos ayudarán a recordar cuáles son las necesidades y aspiraciones de los consumidores para crear mensajes que nos permitan llamar su atención, a fin de llevarlos hacia la solución que la marca les puede ofrecer.

Los productos y servicios también serán redactados pensando en las necesidades de los compradores. Todo el contenido, hasta la forma de contacto, deberá planearse, de acuerdo al mercado.

Y ya que le estamos dando importancia al contenido, también es bueno recordar que las fotos y videos originales ayudan a dar una imagen profesional.

Tus clientes necesitan ver tu negocio, tu tienda, tu personal y tus productos, para poder tener certeza de que eres un negocio en forma.

10. Hacer un plan de lanzamiento

Una vez que todos los elementos de la marca estén definidos, es importante hacer un plan de lanzamiento para darla a conocer.

Puede ser tan sencillo desde rotular una fachada y repartir volantes o tarjetas de presentación, hasta desarrollar un plan de marketing digital, redes sociales y un plan de medios.

11. Mantener comunicación con tus consumidores

Generar comunicación de manera recurrente es tan importante como tener una tienda y atenderla.

Esto no quiere decir que la marca debe hacer campañas todo el tiempo, haciendo grandes inversiones, pero sí que mantenga activas sus redes sociales, que esté pendiente de los comentarios de sus consumidores y que dé a conocer sus últimas novedades.

En resumen:

  1. Definir tu modelo de negocio
  2. Hacer un estudio de mercado (si aplica)
  3. Entender quién es tu mercado (Perfiles de Compradores)
  4. Definir quién eres como negocio (Esencia de Marca)
  5. Desarrollar un nombre comercial (Naming)
  6. Crear una identidad gráfica
  7. Darle forma a tu punto de venta (si aplica)
  8. Desarrollar el Tono de Voz de Marca
  9. Crear un sitio web
  10. Hacer un plan de lanzamiento
  11. Mantener comunicación