“Los productos, como las personas, tienen personalidades, que pueden hacer que triunfen o fallen en el mercado. La personalidad de un producto es una amalgama de muchas cosas: su nombre, su empaque, su precio, el estilo de su publicidad, y, sobre todas las cosas, la naturaleza del producto mismo.

Cada anuncio debe ser considerado como una contribución a la imagen de marca. Se deduce que su publicidad debe proyectar consistentemente la misma imagen, año tras año. Esto es difícil de lograr, porque hay fuerzas que trabajan para cambiar la publicidad, como una nueva agencia o un nuevo director de marketing que quiere dejar su huella”.

Del libro Ogilvy on advertising.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: